Blog

LA FAMILIA A LA DERIVA (ULTIMA PARTE)

Posted by DIOGENES GUILLEN on June 20, 2009 at 10:29 AM

Se considera progreso el rechazo y el olvido de Dios. El creer que nada es pecado y así vivir libremente sin normas ni principios morales. «A menudo el hombre vive como si Dios no existiese e incluso pretende ocupar su puesto. Rechazando las leyes divinas y los principios morales el hombre atenta contra la familia, intenta callar la voz de Dios y borrarlo de la conciencia de los pueblos,y así hace su aparición la cultura de la muerte, que es injusticia, discriminación, explotación, engaño y violencia», ha dicho Juan Pablo II.

Se considera progreso ciertos programas de televisión que buscan una provocación directa de los instintos. Entre esos programas están los violentos, los eróticos y pornográficos, esas historias de amores y desamores, engaños, adulterios, etcétera.

Se considera progreso el llevar a los debates televisivos a personas de cierto relumbrón pero, a veces, de poca ciencia y mucha confusión. «Las cadenas de televisión se han convertido en un patio de vecindad donde sólo interesa el cotilleo, el chismorreo, el discurso de las comadres y las cotorras». Cuando de tele se trata hay que decir que se ha perdido la vergüenza y el pudor. Hoy se valora la ordinariez. Al presentar un programa no se tiene en cuenta la buena educación, ni la elegancia, ni el buen estilo, porque se cree que eso no conduce a nada. «La televisión está para formar no para deformar, es un arma terrible y cuando queramos corregirla quizás sea demasiado tarde». Algunos medios de comunicación son como ventiladores dedicados a esparcir toda clase de inmundicia e indecencia por todas partes. ¿vaya nivel cultural y moral que está impartiendo! «No hay telebasura, hay hombres basura. Si no hubiera hombres basura, que hacen la televisión basura, no habría basura».

En nombre de la libertad, nos quieren hacer creer que todo vale, que lo malo es bueno. Se va creando ambiente, porque saben que el ambiente contamina. El ambiente, los medios de comunicación, todo lo que nos rodea, es como un lavado de cerebro que borra principios que van cayendo en el olvido. Y esto se ha ampliado a la vida familiar, a las relaciones sexuales, al respeto a los demás, al respeto a la vida. Pero claro, como el vacío no existe, se llena de egoísmo, de hedonismo, de crueldad, de falta de responsabilidad, de frivolidad. Y ojo, que la moralidad es como una carcoma para el individuo y para la convivencia social. Ahí está la propia historia recordándonos que la degradación moral y humana llevó a imperios poderosos hasta su degradación.

Entonces, ¿dónde están las raíces del mal? En la degradación del nivel moral. En la exaltación del vicio. En la ridiculización de toda clase de virtudes. En los ataques a la familia. En el olvido de Dios.

Vivimos en un mundo donde a la mentira se le llama diplomacia, a la explotación del hombre se le llama negocio, a la irresponsabilidad se le llama tolerancia, a la falta de respeto se le llama sinceridad, lo frecuente se interpreta como normal y lo normal se interpreta como moral.al robo al engaño corrupción.

Se habla mucho de calidad de la enseñanza, pero en estos tiempos no será posible aunque esté legislada, si antes no se acomete una ley de calidad de la televisión. La televisión es en gran parte culpable de la poca motivación de los alumnos y del escaso interés por aprender. Lo que se hace en la escuela a diario se deshace en veinte minutos frente al televisor. La televisión reduce la falta de diálogo en el hogar y lo más grave aún es que ha roto en pedazos la intimidad del hogar. Una cosa es buena o mala, verdad o mentira porque lo ha hecho la tele. La avalancha de telebasura está embruteciendo a las personas. «Hoy nos falta una conciencia crítica. Sin ella —según estamos perdidos en este mundo».

La misión principal de la familia es la transmisión de la vida y la educación de los hijos, siendo una institución imprescindible en la sociedad. Una familia sana es el fundamento de una sociedad libre y justa. Es la hora de la familia. Si dejamos morir a la familia, si permitimos tan sólo que se debilite, estamos poniendo en juego la supervivencia de toda la sociedad. «El hombre —ha dicho Juan Pablo II — no tiene otro camino hacia la humanidad más que a través de la familia. Matrimonio y familia son hoy más importantes que nunca».

Categories: None

Post a Comment

Oops!

Oops, you forgot something.

Oops!

The words you entered did not match the given text. Please try again.

Already a member? Sign In

1 Comment

Reply DIVINE
6:31 PM on July 1, 2009 
PIENSO QUE EN LA TELEVISION AL IGUAL QUE EN CUALQUIER OTRO
NEGOCIO SE PRODUCE O SE VENDE LO QUE LA GENTE COMSUME
SI QUIEREN BUSCAR CULPABLES PUES SOLO TIENEN QUE PONER UN
BUEN ESPEJO EN FRENTE Y SONREIR ESE ES EL CULPABLE.
ES MUY NORMAL QUE HOY LOS NINOS PASEN TODO EL DIA FRENTE AL
TELEVISOR ESA ES LA NINERA MODERNA SEGUIDA POR LA COMPUTADORA
Y EL TELEFONO POR QUE LA MADRE TIENE DOS TRABAJOS Y EL PADRE
APARECE CUANDO QUIERE. SI SEMBRAMOS BASURA PUES BASURA VAMOS A
RECOJER. NO ES DIFICIL TRAER UN HIJO AL MUNDO PERO MUCHAS VECES
LOS PADRES LE DAN LA RESPONSABILIDAD A LOS ABUELOS PIENSO QUE
LOS ABUELOS YA CUMPLIERON CON SU TAREA Y QUE LO MEJOR PARA UN HIJO
ES ESTAR CON SUS PADRES NECECITAN TIEMPO AMOR ENTRE OTRAS COSAS NO
SOLO COSAS MATERIALES. ANTES DE QUE CAMBIE LA TELEVISION TENEMOS
QUE CAMBIAR COMO PERSONAS.